¿Qué es Alba Emoting?

Es un método científico de inducción, modelación y vivencia de las emociones desde patrones posturales y respiratorios, es decir, desde lo físico (lo que se ha llamado proceso de activación emocional bottom-up). Se utiliza en diversas áreas, que van desde la formación de actores (actualmente lectura obligada en algunas universidades) hasta el coaching en empresas, pasando por la psicoterapia.



Este sistema nació en los años setenta, en un laboratorio del departamento de Fisiología y Biofísica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, donde, midiendo los parámetros físicos de estados emocionales, Susana Bloch y Guy Santibáñez descubrieron la existencia de un patrón fisiológico diferente para cada una de las emociones básicas del ser humano, que resultaron ser seis: la alegría, la pena, la rabia, el miedo, la ternura y el erotismo. Se descubrió que cada una de ellas corresponde a necesidades adaptativas del ser humano y es universal, ahistórica y acultural.

El Método

Además, ellos descubrieron que es posible inducir una emoción desde el cuerpo, sin necesidad de acudir a estímulos externos “emotogénicos”, recuerdos o situaciones creadas desde la mente, usando estos patrones efectores. El descubrimiento de un método de inducción emocional desde lo físico (sistema “bottom up”) ha permitido desarrollar nuevas técnicas en los más diversos ámbitos, como el mundo del teatro – donde ha ayudado a muchos actores a entrar y salir de las emociones sin necesidad de involucrar sus propias historias personales en el proceso –, el coaching en empresas o la psicoterapia.



Susana Bloch continuó su trabajo con las emociones en el CNRS (Centro Nacional de la Investigación Científica) de Francia y también creó su propio laboratorio en la Universidad de Pierre et Marie Curie, donde desarrolló en mayor profundidad estos descubrimientos. Allí comenzó a trabajar con actores y, junto con el cineasta y escritor chileno Pedro Sándor, creó el método Alba Emoting, con el fin de acercar los nuevos conocimientos sobre las emociones al mundo no académico y ampliar sus posibilidades de aplicación, manteniéndolos siempre dentro de unos planteamientos éticos, estéticos y con el estilo particular que han querido siempre cautelar sus autores.

Beneficios

Al aprender la reproducción precisa de patrones respiratorios postural-facial específicamente relacionados con cada emoción, un individuo está capacitado para:



  • Ponerse en contacto con sus propias emociones de una manera directa y sencilla.


  • Desarrollar la conciencia de las propias emociones de uno y las de los demás.


  • Facilitar la comunicación de emociones.


  • Experimenta una transmisión viva, auténtica y orgánica de un estado emocional, válida para cualquier observador, independiente de su talento, el sexo o los antecedentes culturales.


  • Aumentar la capacidad de uno para hacer distinciones más sutiles en la expresión y el reconocimiento de las emociones.


  • Desarrollar y mejorar la inteligencia emocional.